Ley 42 del 7 de agosto de 2012

En la actualidad contamos con un nuevo instrumento legal aplicable a la demanda de alimentos como es la Ley 42 de 7 de agosto de 2012, General de Alimentos en la que participé activamente desde el día UNO hasta su aprobación en tercer debate, cuando fui designada por el Órgano Judicial en el año de 2009, para integrar la “comisión institucional encargada de analizar la normativa vigente relacionada con el proceso de Pensión Alimenticia, con miras a redactar un Proyecto de Ley General de Pensión Alimenticia”.

En su recorrido hubo confusiones durante la discusión del proyecto de esta ley como fueron los siguientes:

1. No se debía responsabilizar a los abuelos de las pensiones alimenticias:

Su responsabilidad ya existía en el Código de la Familia, en forma total, como estaba redactado en su artículo 378.

Actualmente, se le limita sólo a 4 supuestos, como se regula en el art. 13 de la Ley General de Alimentos, para evitar así, que se siguieran cometiendo los abusos contra ellos, cuando hay personas irresponsables que deben pagar la pensión.

2. No se debía establecer la pensión alimenticia prenatal:

Ya se encontraba esta obligación en el artículo 493 del Código de la Familia.

En la modificación se responsabiliza actualmente a la mujer embarazada a que declare bajo la gravedad de juramento, el señalamiento del padre de la criatura que está por nacer, con las respectivas consecuencias, tal como lo señala el artículo 28 de la Ley General de Alimentos, para igualmente evitar los abusos que se cometían en este tipo de derechos.

3. Se criticaba que los tíos estuvieran obligados al pago de la pensión alimenticia:

Nunca ha existido esta obligación ni en el Código de la Familia ni en la actual Ley General de Alimentos. Por otra parte sí hemos avanzado en materia de alimentos en virtud de las siguientes novedades, entre otros:

  1. Se amplía el derecho a los discapacitados, anteriormente solo existía el derecho para los discapacitados profundos.
  2. Se crean los gastos extraordinarios.
  3. Se establecen nuevas fórmulas para el pago de la pensión alimenticia.
  4. Se introduce el cambio sustancial.
  5. Se le da fuerza ejecutoria a los acuerdos de alimentos suscritos extra judicialmente en los Centros de Mediación.
  6. Se crean los Juzgados de Ejecución para los casos de incumplimiento en el pago de la pensión alimenticia.